Pages

sábado, 1 de diciembre de 2012

Día 3 del sargeo del parche Pilsen.


Día 3 del sargeo del parche Pilsen.

Como les venía contando, estuve con esta chica en un bar, un bar de esos tranquilos donde las cosas te pueden Salir mejor. Pero el “día dos” se acabó y ahora ya hay día 3. La llame y quedamos de vernos tipo 6 de la tarde. Yo pasaría a su casa.
Al otro día por la mañana ya sabía lo que me esperaba por la tarde, y tenia que  elaborar un buen juego, pero que juego podía elaborar si no sabia lo que se venia, pues jamás había vivido un día 3. Uno jamás había contabilizado los días, y por lo tanto no tenia registros para leer, además el resto de mis relaciones y días habían sido meteoros fugaces que tan rápido como llegaban volvían y se iban. La comunidad tampoco menciona mayor cosa al respecto.

La llame al celular y todo quedo avisado, ella ya me esperaba y en 30 minutos estuve tocando el timbre del edificio. “que carajos, no sale nadie, tocara volver a llamarla” pensé en ese momento. …Ya te vi, fue lo que respondió mientras se asomaba por el balcón. Yo la recuerdo muy bien por que salió con una espantosa pantaloneta, de esas con las que duermen los niños cuando no tiene pijama. Pasaron 5 minutos y no bajaba, así que me fui a un supermercado  a hablar con unas chicas por si de pronto bajaba me viera hablando con ellas, y  obtener mas preselección, pero eso no sucedió por que esta mujer me Magueo. Ella se demoro para bajar, pero cuando lo hizo bajo totalmente arreglada, ella  corrió y se arreglo lo mas pronto posible. Lo que es un IDIs.
Yuri: hola ¿cómo estas? yo: bien y tu que tal Yuri: bien… Yuri: ven sube arriba a mi apartamento.
“Bueno parece que voy para arriba a su apartamento, y ella se organizó para mí. Esto se pone bueno”,
pensaba mientras subía las escaleras.

Cuando entramos al apartamento, la sala estaba sola y todo el apartamento era de Yuri y de Daniel….pero justo en ese momento escuche el típico sonido cuando los trastes suenan y el grifo de la cocina derrama su agua.
Yo: buenas, yo soy Daniel, ya esperaba verla por aquí Ella: mucho gusto yo soy la hermana…
No estábamos solos. Que sorpresa. Y yo no tenía idea de si debía de llevármela para otro lugar y quedarme allí con ella, pero tranquilos que esta pregunta jamás se la van a tener que hacer.
Yuri se sentó en un mueble frente a mí, y eso estaba mal porque significaba empezar con nuestras distancias, algo poco conveniente para quien pretende seducir una dama.

Salí al balcón y seguimos nuestra conversación, ella no paraba de hablar del trabajo y de las muchas responsabilidades que tenía,  además de que ya me estaba aburriendo y por algún motivo la chica mantenía a un mas fuertes sus distancias. Parecía que jamás nos hubiéramos besado, salido, rumbeado. La situación era una mierda, por que a cada paso hacia delante ella titubeaba y se alejaba, yo decidí calibrarla acercándome para darle un beso en la mejilla, y pues como era algo tan simple, ella se dejó, pero yo note como un ligero movimiento de adistanciamiento se pronuncio. La técnica para calibrar las situaciones funciono por que me arrojo un diagnostico seguro, pero no el diagnostico que yo hubiera querido. NO era el momento de ir por un beso.
Posdata: un beso en la mejilla es el mejor calibrarse para saber si esta dispuesta a besarte, tu luego debes mirar cuál es su reacción.
Seguimos hablando y llegamos al tema de porque estaba así, y lo que me dijo fue muy decepcionante, pero nada nuevo.

Yuri: tú dices eso porque no me he dejado dar un beso y he puesto mis distancias, pero tu tienes que entender que yo estoy aquí con mi hermana, y lo ultimo que quiero es verla pensar como traigo a mis amigos y me los voy besando…esta trae a sus amigos y se los besa a todos.

Yo: eso quiere decir que tu vives pendiente de lo que digan los demás, de que tu vives según el que dirán.
Yuri: y no solo eso también del que pensara.
YO: (haciendo cara de desaprobación) yo creí que eras una chica espontanea que vivías según las emociones.
Yuri: no nada que ver, mi vida es bastante monótona.

No veía la hora de irme, largarme y no volverla a ver, pero aun así hice un último intento. Note como el frio del balcón nos estaba incomodando. Así que recordé que el calor de la sala era mucho más cómodo, siendo el confort físico un  potenciador de estado.
Posdata: acuérdate del confort físico  cuando vayas por el beso: muebles cómodos, abrígala en tus brazos si hace frio, aíslala a un lugar tranquilo si en la disco hay mucha bulla, si hay muchos ojos mirándolos entonces hazla sentir que nadie los vera.

Esta vez me acerque de manera brusca apachurrando los cojines y me acomode justo a su lado, porque tenía que acabar con las distancias. Esos malditos muebles estaban organizados con una matadora y aborrecible logística antikino y antiseductora; porque cada mueble era para dos personas y cada uno tenía un cojín grandísimo que ocupaba todo un espacio. Qué tontería haberme dejado ganar por unos cojines, y es que uno a veces entra en unos estado mentales tan pajizos. Cada ser humano tiene su lapsus mental, algo muy típico pero difícil de ver en el momento.  Es como quien tiene miedo de lanzarse para robar un beso.

Ya estando más cercas empiezo hacer Kino gradual, desde lo más suave como son toques de hombros, ligeros roces al codo, luego paso al cuello, a la espalda, la rodilla, le tomo la mano, etc.

Mi día 3 era como un volver a empezar de nuevo, como si fuera la primera vez que nos veíamos.
Me aburrí, me despedí, y quise ver hasta qué punto el factor fulana podía modificar las conductas y deseos de una mujer. Así que cuando íbamos bajando las escaleras, le tome el mentón, se lo alce, me lance y  hubo beso. Cero defensas porque la hermana no estaba ni cerca. Te voy a dar un obsequio le dije. Me incline y le di unos besos en el cuello. Me fui lo más rápidamente posible, no sé por qué no me quede e intente algo más en las escaleras. Tal vez hubiera funcionado, al fin y al cabo su antigua conducta estaba a 4 pisos de distancia.
Un abrazo, Daniel G.

Conclusión: todas las mujeres tiene cosas en común, pero dentro de todas estas similitudes hay diferencias; en este caso, Yuri le daba demasiada importancia al factor fulana. Si tú sabes identificar que es importante para la chica que buscas seducir, de seguro tu juego ira por buen camino. Y sino mira mi caso, en las escaleras hubo acción, en la sala de la casa cero pollito rayado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario